Para mi son unos días algo raros pues son el preámbulo del comienzo de la semana. Otra vez a madrugar y echar las pertinentes horas de trabajo. Lo cual aunque no está mal tampoco es que lo pase uno a las mil maravillas :P y sobre todo cuando en el curro todo funciona mal, incluido el gerente, pieza fundamental y falla más que una escopeta de feria.
Es un día en el que me gusta tomármelo con tranquilidad, descansar, hacer lo que me apetezca a la par que mentalizarme para la semana que entra.
También está bien para preparar una paellica con los colegas ;) o una barbacoa, o hacer alguna chapucilla en casa pero en plan tranquilo.
Y dado que es tarde y no me quiero acostar tarde, chapo.

Entradas relacionadas